Cuando nos reunimos una vez a la semana para compartir la meditacion en la que Carlos nos guia, puede que sea el unico momento de la semana en el que puedo parar los pensamientos incesantes que tengo en mi mente. Llegas a darte cuenta que ese no eres tu, no es tu esencia, tu esencia es la paz, la tranquilidad, el bienestar…. Tus pensamientos casi siempre rumiantes y nunca positivos son producto de tu mente. Con Carlos he aprendido a separar esto, a no poner contencion a lo que siento sino atencion plena y total apertura a lo que esta ocurriendo. Es dificil de explicar porque es un sentimiento, pero aprendes a disociar tu mente de tu ser. Estoy enormemente agradecida a la practica de Mindfulnes y a Carlos por haberme inuciado y guiado en ella.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies