Sobre mi...

Me considero una persona de mente abierta, honesta y sincera. Siempre me ha gustado abrirme a nuevas posibilidades de ver las situaciones y averiguar el porqué de las cosas. No me gusta dar nada por sentado ni creer en algo que no he podido comprobar en mi propia experiencia. Algo que valoro mucho la objetividad, me siento más cercano a las personas que que hablan desde su verdad, desde su honestidad interna, con claridad y de forma directa.

Me encanta el deporte, he practicado y disfrutado muchos, pero especialmente el tenis y ciclismo, y si puede ser en la naturaleza pues ya ¡es la bomba! En general me gusta mucho jugar, soy muy juguetón especialmente con los niños, me fascina su mundo interior tan espontáneo, alegre, ligero y sencillo. ¡¡¡Aprendo muchísimo de ellos!!!, por supuesto con el que más disfruto, comparto y aprendo es con mi hijo.

Aunque como a todos me encanta la buena compañía, siempre me he sentido a gusto estando sólo, no me importaría irme de viaje y perderme una temporada en solitario, y ya por pedir, a algún paraje remoto rodeado de naturaleza exuberante.

Un poco de mi historia

No considero que mi historia personal tenga especial interés, ni siquiera ¡para mi!, pero comparto un poco de ella porque entiendo que a algunas personas les gusta saber un poco de mí, cuál es mi recorrido y todo eso antes de ponerse en contacto conmigo.

Desde pequeño me he sentido un buscador, una persona inquieta, apasionada por el autoconocimiento. Antes de los 18 ya me atraía el silencio interior, faceta que cultivaba en el ámbito de mi parroquia, me resultaba relativamente fácil dejarme caer en ese espacio de silencio nutriente que todo lo inundaba, asistía a grupos de espiritualidad y retiros, e intuitivamente sabía que ahí estaban las respuestas que buscaba. Mi vida transcurría con normalidad, como cualquier joven de mi edad, iba a la Universidad, salía de fiesta con mis amigos, con mi novia, etc… pero de fondo siempre estaba este anhelo profundo y esta certeza interior de que nada que hiciese me iba a proporcionar lo que mi corazón buscaba.

A los 22 años tuve mi primer contacto con lo que se suele denominar “crecimiento personal”, de la mano de unos auténticos pioneros de estas cosas, en los años 80 daban cursos de Eneagrama, organizaban ayunos, retiros de meditación Zen y otras muchas cosas. Conocí el mundo de Osho por el que me fasciné y fuí a India a conocer su centro. Allí empecé un periplo de búsqueda incesante a través de libros, cursos, talleres y retiros. En estos años aprendí y me enriquecí de muchas disciplinas como la biodanza, eneagrama, tantra, meditaciones dinámicas, yoga, y un largo etcétera.

Sobre los 35 años algunos duros acontecimientos en mi vida me llevaron a enfocarme con más rotundidad en la espiritualidad, buscando respuestas a estas situaciones que viví con tanta dureza. En esa época trabajé mucho con las facetas de Isha, conocí a mi maestro y amigo Bruno Mushotoku, y posteriormente durante varios años bebí de las fuentes del reconocido maestro Mooji. Hoy puedo decir y ver claramente como estos acontecimientos fueron un ¡auténtico regalo!, pues gracias a ese desierto afronté las zonas oscuras del inconsciente: soledad, injusticia, vacío existencial… en definitiva todo formas del profundo miedo inconsciente que las circunstancias nos llevan a abrazar y mirar con amor.

Tras algunos años llevando una vida ligera, con la paz arraigada en mi corazón y con el sosiego que da “no buscar nada” cayó en mis manos el maravilloso tratado de espiritualidad “Un curso de Milagros“. Había oído hablar varias veces de él, pero la verdad es que tenía cierto rechazo a leer un libro con ese nombre. Desde la primera página caí rendido ante la preciosidad de este maravilloso libro azul que todavía hoy me acompaña en mi día a día.

¿Por qué hago esto?

Lo que más valoro de un facilitador es su propia experiencia vital, más que los conocimientos o títulos que posea. La propia trayectoria vital, y la forma de haberla recorrido es lo único que conforma, a mi entender, a un buen facilitador, terapeuta, coach, etc.

Hoy en día vivo una vida sentida, feliz y con sentido, la paz interior está asentada en mi interior, el miedo ha ido desapareciendo y ha sido reemplazado por una vivencia de ligereza, confianza y agradecimiento que me acompañan e impregnan cada día más mi existencia.

Mi deseo es compartir la experiencia más preciosa y la aventura más maravillosa que cualquier ser humano puede emprender: el reconocimiento de la paz y la dicha interna dentro de nosotros, de forma sostenida y continuada,  a través de la experiencia humana. Y lo que estoy descubriendo cada día más últimamente, lo que comienza cuando este sosiego interior está más anclado: puro disfrute, agradecimiento, dicha y goce… nuestra naturaleza es pura expresión de AMOR, no como el amor del que hablan las canciones 🙂 Amor porque sí, por sencillamente “ser”, por nada… por todo… más allá de lo que hubiese podido imaginar.

Formación

  • Ingeniero informático por la Universidad Politécnica de Valencia
  • Consultor en Mindfulness por la Escuela Transpersonal (Madrid)
  • Formación Integral del Perdón por la Asociación Conciencia (Madrid)
  • Facilitación del Perdón por la Asociación Conciencia (Madrid)

Otras formaciones:

  • Quiromasaje por la escuela Sintagma (Valencia)
  • Masaje Ayurveda por el centro Gobinde (Valencia)
  • Meditaciones dinámicas de Osho (Osho resort center) (Pune-India)

Mi enfoque

Mi enfoque es integral. Siento que la conciencia debe extenderse a todas las áreas de nuestra experiencia: cuerpomenteemoción pueden y deben ponerse al servicio del único propósito que tiene sentido: Vivir una vida en Plenitud.

En mis cursos, grupos y sesiones siempre doy una clave que para mi ha sido fundamental: Honestidad. Me considero una persona honesta, si digo algo es porque así lo siento y experimento en mi vida. No me gusta basarme en teorías, por muy bonitas y atrayentes que sean, aunque tengan cierto sentido para mí, si no las he vivido en mis propias carnes y puedo dar certeza de ellas desde mi experiencia vital.

Mi enfoque es no-dual. La no-dualidad (Advaita) es una de las corrientes espirituales más antiguas, con miles de años de antigüedad. Tal vez no hayas oído hablar de esta palabra, pero igual conoces a muchos maestros que apuntan hacia esta línea: Eckhart Tolle, Jeff Foster, Mooji, Krishnamurti, Ramana Maharsi, Adyasanti, Aurobindo, Nissargadatta, GangagiSergi Torres, Antonio Blay, Sesha, Jorge Lomar, y tantos y tantos otros. Lo que propone la  no-dualidad es tremendamente sencillo, tanto, que a nuestras complicadas mentes le cuesta entender. Básicamente dice que no hay diferencia alguna entre todos nosotros, todos somos distintas expresiones de la misma consciencia y nuestra naturaleza última es pura expresión de paz, creatividad, amor y éxtasis. ¿Y por qué no experimento esto cada segundo de mi vida?. El motivo es que nuestra mente (ego) sabotea esta experiencia, intentando ser algo distinto, diferente y poder así sentir que somos “especiales”.

Resueno muchísimo con el enfoque y la forma de trabajar de Jorge Lomar, con quien me he formado y del que he aprendido muchísimo. Gran parte de mi trabajo está basado en su forma de transmitir la no-dualidad. Me encanta su mezcla de tremenda profundidad pero con herramientas tan directas como sus enfoques de conciencia, que uso habitualmente en mis sesiones.

Con todo esto, te propongo un viaje apasionante, caminar juntos hacia una vida en Plenitud

 

A qué me dedico hoy…

  • Grupo semanal de facilitación de Un Curso de Milagros (junto a mi compañero Javier Rus)
  • Grupo semanal presencial de Mindfulness (Valencia).
  • Sesiones privadas de Mindfulness (presenciales y on-line)
  • Sesiones privadas de Un Curso de Milagros (presenciales y on-line)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies